EQUIDAD COMUNITARIA

UN ACTIVISMO HECHO REALIDAD PARA PERDURAR

Los recientes asesinatos de George Floyd, Breonna Taylor y Ahmaud Arbery han puesto a las injusticias raciales de Estados Unidos en el centro de la discusión. Comunidades alrededor de todo el país han tenido que poner en pausa y examinar las prácticas policiales y las estructuras internas que continúan siendo adversas a las comunidades afroamericanas y de color.

Si queremos ver al activismo convertido en una realidad que progrese con el tiempo, debemos ser capaces de plantear la conversación sobre el persistente racismo institucional que oprime a las comunidades afroamericanas y de color. Necesitamos tomadores de decisiones que entiendan este desafío y no se intimiden con la difícil tarea que les espera. He dedicado toda mi carrera a la lucha para alcanzar la equidad, inclusión y justicia. No soy nuevo ni improvisado en esta pelea.

Mi plan para una justicia racial no solo busca reformar la manera como los policías aplican la ley, sino que aborda la inequidad estructural que inhibe las oportunidades de los afroamericanos y otras personas de color. Temas como la vivienda, la educación y oportunidades económicas están profundamente relacionadas con una larga historia de exclusión y opresión. San Diego debe encontrar una mejor forma de hacer las cosas si queremos alcanzar una verdadera justicia.

Vivienda

La verdadera justicia y seguridad para todo San Diego solo será posible cuando cada sandieguino tenga una vivienda a un precio que realmente pueda pagar. Aunque se trata de un derecho elemental y el cimiento de una comunidad segura, el tema de la vivienda se ha vuelto controversial en términos políticos y requiere un rol más protagónico en la discusión sobre justicia y equidad.

Entiendo que la geografía habitacional de San Diego se formó en parte por convenios de exclusión racial que históricamente han segregado a las comunidades impidiendo el acceso hipotecario a compradores afroamericanos. La disparidad socioeconómica y las políticas racistas persisten aún hoy.

La única forma de corregir estas injusticias es quitando las barreras de exclusión, promoviendo subsidios para el acceso a la vivienda, y protegiendo los derechos y seguridad de los propietarios a la vez que avanzamos en la prevención del desplazamiento social y racial.

Como ya lo he mencionado en mi Plan de Vivienda, debemos observar las mismas políticas que dieron éxito en el sector de ingresos bajos para acceder a viviendas de ingreso medio. Un fondo para la vivienda media, la simplificación de trámites y la actualización de antiguos planes para las comunidades podrían provocar un impacto positivo. A la vez, regular las rentas vacacionales de corto plazo y explorar opciones de impuestos a las propiedades disponibles incentivará el acceso a potenciales inquilinos desalentando la especulación.

Respaldo firmemente a la Federación de Vivienda de San Diego (San Diego Housing Federation) y el esfuerzo de sus asociados para apoyar las elecciones de noviembre con $900 millones de garantía para la vivienda accesible affordable housing bond Definitivamente, necesitamos crear mayores subsidios para el desarrollo de vivienda y proveer un apoyo permanente para darle techo a las personas sin hogar.

Sabemos que la comunidad afroamericana representa una enorme porción de la población desprotegida de San Diego. Terminar con la crisis de indigencia y falta de vivienda debe ser nuestra mayor prioridad y un paso fundamental para lograr equidad y justicia. He estado a la saga de este objetivo desde los comienzos de mi carrera y he avanzado en los esfuerzos de fondeo y legislación que nos han puesto en el buen camino por el que, sin dudas, continuaré como Alcalde.

Una comisión independiente para la supervisión de la Policía

Este noviembre, los votantes de San Diego tendrán la oportunidad de hacer reformas necesarias y significativas a la Comisión Comunitaria para la Supervisión de las Prácticas Policiales (Community Review Board on Police Practices). La medida propuesta hará más independiente a la Comisión, con plenos poderes para investigación. Lo apoyo porque es una buena medida de contrapeso que dará más confianza al público. Los votantes deberían aprobarlo este noviembre. Como Alcalde me encargaré de financiarlo e implementarlo de manera apropiada.

Inversión en las comunidades históricamente postergadas

Lograr una justicia racial en San Diego requiere reconocer y corregir las décadas de postergación e inversión predominante en las comunidades afroamericanas y de color. Las comunidades más seguras son aquellas resultantes de que los vecindarios tengan inversión económica, oportunidades de empleo, escuelas públicas de buen nivel, parques y centros de recreación, así como una infraestructura pública de buena calidad.

Como Alcalde, me aseguraré de invertir en las comunidades afroamericanas y de color mediante iniciativas como la recientemente creada Comunidades Completas (Complete Communities). Históricamente, cada nuevo desarrollo habitacional paga impuestos correspondientes a su impacto en la comunidad para la creación de amenidades en el entorno, pero los fondos recaudados sólo pueden utilizarse en la comunidad donde los impuestos fueron recaudados. Esto ha creado grandes desigualdades; como es evidente, en Downtown se ha invertido mucho más en desarrollos que en otras comunidades. La iniciativa de Comunidades Completas se aleja de las prácticas que atan los fondos de los desarrollos a vecindarios específicos permitiendo que entren a un fondo común. Con un acercamiento holístico y abarcativo de toda la ciudad podemos tener más proyectos hechos realidad, más rápido y enfocados a las necesidades más que a la posibilidad de obtener pagos de impuestos por impacto.

Las oportunidades de empleo en la ciudad han sido también una barrera para el crecimiento de las comunidades de color. Con un estudio en proceso que se publicará el próximo enero y una nueva Oficina de Raza y Equidad en línea (Office of Race and Equity) la ciudad estará en una buena posición para afrontar este problema.

Como Alcalde trabajaré con el departamento de Igualdad de Oportunidades en Contratos (Equal Opportunity Contracting) para asegurarnos de que se estén formalizando contratos locales reales en todos los vecindarios de la ciudad. Trabajaré con los interesados para asegurar que los procedimientos de contratación estén de acuerdo con las mejores prácticas para lograr la igualdad de oportunidades. La equidad y beneficios para las comunidades históricamente excluidas deben ser considerados en cada decisión financiera significativa que tome la ciudad, desde el Acuerdo de Franquicias Energéticas (Energy Franchise Agreement) y la Community Choice Aggregation al Plan Maestro de Parques y Agua Pura (Parks Master Plan and Pure Water) esa es mi perspectiva para el Ayuntamiento.

Invertir en los jóvenes

Aunque la ciudad no tiene una incidencia directa sobre las escuelas distritales, nunca pasaría la estafeta en un tema tan fundamental para nuestras comunidades como es tener buenas escuelas. Reconozco que muchos problemas que impactan en el acceso a la educación y el éxito de los estudiantes están en manos de la ciudad u otras agencias locales.

Por ejemplo, el solo hecho de llegar seguros a la escuela es todo un desafío para muchos estudiantes en nuestras comunidades. Por lo tanto, como Alcalde, daré los pasos necesarios para establecer rutas seguras para caminar o pedalear camino a la escuela, especialmente en aquellas comunidades históricamente olvidadas con infraestructura deteriorada y calles en malas condiciones. Mi administración trabajará con SANDAG y MTS para proveer pases estudiantiles (Youth Opportunity Passes) que alivien a las familias y estudiantes en problemas económicos para poder llegar a la escuela o el trabajo de manera segura.

Además, la ciudad debe ayudar a nuestros jóvenes a ingresar a la fuerza de trabajo y eventualmente conseguir un empleo. Por eso, mi administración hará alianzas con los distritos escolares y expandirá las iniciativas como el programa San Diego Workforce Partnership’s CONNECT2Carees para asegurarnos que los jóvenes estén en condiciones de recibir entrenamiento previo a ser empleados, tales como el hacer un curriculum y prepararse para una entrevista, así como conseguir un trabajo o prácticas profesionales pagadas.

Reforma Policial

  • Uso de la Fuerza: El 5 de junio tomé la promesa del presidente Obama de implementar políticas del uso de la fuerza policiaca. Dentro de mis primeros cien días de gestión revisaré las políticas de uso de fuerza del Departamento de Policía de San Diego y sostendré reuniones comunitarias para discutirlas. Me aseguraré de que esas políticas prioricen una escala descendente y sean respetuosas de leyes estatales como la AB 392, la cual yo respaldé ante el Congreso del Estado.
  • Desmilitarización: Fui el autor de leyes estatales que ayudan a desmilitarizar la aplicación de la ley, porque considero que la policía debe ser un servicio público seguro y no una fuerza de ocupación. La ley fue aprobada en el Congreso Estatal, pero vetada por el gobernador. Como Alcalde, pediré al Ayuntamiento que aprueben una ordenanza que requiera al Departamento de Policía de San Diego obtener la aprobación del Ayuntamiento antes de comprar o buscar financiamiento para equipamiento militar. También pediré al departamento que presente la política de uso de cada equipamiento militar que espere recibir.
  • Vigilancia excesiva: Cuando fui regidor luché contra el uso intrusivo e innecesario de la vigilancia y lo haré nuevamente cuando sea Alcalde. La rápida expansión y uso reservado de vigilancia digital no regulada está mal y debe terminar. Si este tipo de tecnología se va a usar en nuestros vecindarios, el público tiene derecho a saberlo y considerarlo. Mi administración se asegurará de que suceda como la ciudad lo necesita.
  • Detener la sobre-criminalización: Por mucho tiempo me he opuesto al uso de la fuerza policial en actividades como desalojos, problemas de salud mental e indigencia. No tiene sentido poner oficiales armados en situaciones más adecuadas para especialistas clínicos trabajadores sociales mejor entrenados. Como alcalde trabajaré con interesados del condado y la comunidad para reimaginar la forma de responder a las emergencias y a aquellos que necesiten asistencia. Esto implica más trabajadores sociales y profesionales de la salud mental listos para responder a cualquier situación, y fondos apropiados para servicios especiales de la ciudad. Debemos considerar un nuevo número telefónico de tres cifras para casos que no sean de emergencia para que la población pueda denunciar fácilmente situaciones como indigentes que necesiten ayuda o ruidos molestos sin necesidad de usar el 911.
  • Revisar las prácticas de contratación: Debemos resaltar la disparidad racial existente en todos los departamentos de la administración de la ciudad, incluido el Departamento de Policía. Para hacerlo, debemos empezar por saber a quién reclutamos o contratamos. Como Alcalde, actualizaré las prácticas de contratación para asegurarnos de que reclutamos a los mejores para cada puesto y no a candidatos con historial de mala conducta, prejuicio racial, uso excesivo de la fuerza o discriminación. También solicitaré al Departamento que trabaje con las organizaciones comunitarias que desarrollen nuevos esfuerzos de reclutamiento con el objetivo de crear un departamento diverso, con oficiales reclutados en nuestros vecindarios.
  • Mandatos judiciales contra pandilleros: Las políticas excesivas y subjetivas sobre los mandatos judiciales contra pandilleros pueden tener consecuencias negativas para algunas comunidades de color en San Diego, especialmente los vecindarios al sur del I-8. Necesitamos observar con detenimiento el uso de la base de datos CalGangs, los mandatos judiciales contra pandilleros y plantear una posible moratoria a prácticas peligrosas o desactualizadas hasta que tengamos un sistema más justo que mantenga seguros a nuestros vecindarios de manera efectiva.

© TODD GLORIA | PAGADO POR TODD GLORIA PARA ALCALDE 2020

DISEÑO: FREANER