INDIGENCIA

PONDREMOS FIN A LA FALTA CRÓNICA DE VIVIENDA.

¡YA HEMOS TENIDO SUFICIENTE!

No podemos afirmar que somos la mejor ciudad de Estados Unidos cuando miles de personas viven sin hogar e incluso mueren en nuestras calles. Como Alcalde, enfocaré la energía y los recursos de la ciudad a programas orientados a resultados, que han demostrado recuperar de las calles a las personas sin hogar, conectándolas nuevamente con los servicios básicos para volver a ponerse de pie.

Nuestra estrategia se centrará en viviendas de apoyo permanentes en lugar de refugios temporales.

Nuestro objetivo debe ser acabar con la falta de vivienda crónica. Otras ciudades lo han logrado, y San Diego también debería hacerlo. Trabajaremos juntos, como una región unida, para resolver este problema urgente.

No más «Curitas». No más carpas temporales sin un plan. No más criminalización de los residentes más pobres y enfermos de San Diego. Es hora de trabajar para terminar con la falta crónica de vivienda. Este problema se puede resolver con un fuerte liderazgo, la toma de decisiones basada en datos y en responsabilidad con todos los interesados.

Esta es nuestra prioridad.

Un problema tan grande y complejo como la falta de vivienda solo se puede resolver si se entiende como la principal prioridad de la ciudad. Las ciudades cuyo progreso se verifica en poner fin a la falta de vivienda, tienen alcaldes que están directa y personalmente involucrados en el asunto. Por eso, en mis primeros 100 días de gestión, trasladaré los servicios para personas sin hogar a la oficina del Alcalde. Esta acción está destinada a enviar un mensaje inequívoco a toda la ciudad: este tema es el foco de mi administración. Personalmente, me aseguraré de que avancemos en este asunto con apoyo para quienes trabajan todos los días dando alojamiento a las personas sin hogar.

La toma de decisiones debe estar basada en datos.

San Diego está gastando más dinero que nunca en reaccionar a la crisis de las personas sin hogar. Pero, no estamos viendo los resultados que deberíamos. Como Alcalde, implementaré de manera radical la transparencia para asegurar que los recursos limitados de los contribuyentes se gasten de manera eficiente y efectiva en programas que están sacando a la gente de las calles y manteniendo su vivienda a largo plazo. Los fondos de aquellos programas que no den los resultados serán redirigidos a programas que sí funcionen.

Los proveedores de servicios tendrán el mandato de proporcionar al público datos resultantes de los programas financiados por los contribuyentes. Esta información debe estar disponible en línea a través de un portal de datos públicos con actualizaciones mensuales sobre todos los programas de vivienda y personas sin hogar de la ciudad, para que los contribuyentes puedan ver el impacto de sus inversiones.

LA VIVIENDA RESUELVE LA INDIGENCIA

Si queremos unirnos a aquellas comunidades del país que están logrando un progreso real en la solución de este problema, debemos implementar una estrategia agresiva que combine vivienda con servicios integrales. Los refugios deben servir solo para emergencias. Debemos exigir mejores resultados del sistema de refugios de la ciudad y llevar a las personas a lo largo del sistema para obtener oportunidades de vivienda permanente lo más rápido posible.

Las primeras soluciones de vivienda han demostrado ahorrar dinero público y obtener resultados reales. Este enfoque elimina aquellos requisitos que obstaculizan la adquisición de vivienda y proporciona los servicios complementarios que necesitan las personas sin hogar.

Es sentido común: la forma más rápida de sacar a las personas de la calle es darles un hogar digno. Cuando se agregan servicios de apoyo, se garantiza la estabilidad de las personas para no regresar a las calles.

La ciudad también debe invertir en soluciones como la reubicación rápida para quienes necesitan asistencia relativamente básica para recuperarse. A menudo, un depósito de seguridad, el pago del alquiler del primer o último mes, o la tarifa de verificación de crédito, pueden ser lo único que impide que una persona o familia acceda a una vivienda segura. Las soluciones inteligentes de prevención y desvío como ésta pueden salvar a muchos de la falta de vivienda.

Tomaré las decisiones difíciles necesarias para reestructurar nuestros programas e invertiré sólo en soluciones basadas en evidencia que respalden el primer modelo de vivienda.

La colaboración regional es clave.

Se pueden encontrar personas sin hogar en todas las comunidades del condado. Para poner fin a la falta de vivienda crónica debemos tener una colaboración y coordinación completas entre los líderes electos, aquellos que experimentan la falta de un hogar, los proveedores de vivienda y de servicios, así como otros en primera línea que ayudan a nuestros residentes más vulnerables.

Como regidor del Distrito 3, lideré el esfuerzo para fusionar las principales organizaciones de personas sin hogar de San Diego, formando una entidad unificada en la región encargada de la planificación estratégica y la coordinación de recursos para fortalecer nuestro impacto colectivo y poner fin a la falta de vivienda crónica.

Como Alcalde, desarrollaré esta estructura convocando mesas redondas intergubernamentales regulares con funcionarios públicos que representen a las otras 17 ciudades incorporadas, condados, gobiernos estatales y federales para que podamos escalar soluciones que se adapten al tamaño del problema de nuestra región.

Los líderes deben sentarse a la mesa para ver qué funciona y qué no. Al fomentar una colaboración más fuerte entre jurisdicciones, me aseguraré de que los recursos de la ciudad estén alineados con las inversiones de los presupuestos del condado, estatales y federales. Las decisiones deben basarse en un plan de acción regional para construir un sistema que saque a las personas de las calles y se instalen en viviendas lo más rápido posible.

Pongamos a trabajar los fondos para salud mental.

Debemos abordar la crisis de salud mental de frente e implementar soluciones reales para aquellos que no pueden cuidarse a sí mismos. No hay soluciones rápidas para afecciones de salud conductual como el abuso de sustancias, pero hay fondos disponibles para abordarlas. Los condados de California están acumulando miles de millones en fondos no utilizados de la Ley de Servicios de Salud Mental (MHSA). El condado de San Diego tiene decenas de millones disponibles en un momento en que el 43% de nuestros conciudadanos sin hogar tienen problemas de salud mental.

Como alcalde, trabajaré con los funcionarios del condado para unir los fondos de MHSA con los de vivienda para incentivar la creación de primeras oportunidades de vivienda para las personas sin hogar. Los proveedores de vivienda y los proveedores de salud y salud conductual pueden coordinarse para conectar a los pacientes con los recursos y la atención urgente.

Les estamos fallando a los enfermos mentales de nuestra comunidad al dejarlos en las calles. Esto no es solo una desgracia para la ciudad, sino que es inhumano y mucho más costoso, puesto que quienes son más difíciles de atender recorren los sistemas de emergencias, hospitales y justicia penal.

Acabemos con la indigencia crónica.

San Diego puede unirse a otras ciudades de todo el país que están poniendo fin a la falta de vivienda crónica mediante la implementación de las mejores estrategias en lugar de soluciones temporales que se han utilizado localmente. La solución para esta crisis es una vivienda más asequible y servicios de apoyo. El momento de abordar este problema es ahora; el momento para un liderazgo audaz y progresivo, también. Seré un motor convencido de que es nuestro imperativo moral levantar a los más débiles, y considera que la vivienda es un derecho humano básico. Dedicaré todos los días de mi gestión a garantizar que todos podamos tener un lugar al que podamos llamar «hogar».

© TODD GLORIA | PAGADO POR TODD GLORIA PARA ALCALDE 2020

DISEÑO: FREANER